Baila como si nadie te estuviera viendo… MEG

Nos convencemos a nosotros mismos, de que la vida será mejor después de cumplir los 18 años, después de casarnos, después de tener un mejor empleo, después de tener un hijo y entonces después de tener otro.

Después nos sentimos frustrados de que los hijos no son lo suficientemente grandes y que seremos felices cuando lo sean. Cuando son adolescentes nos frustramos porque son difíciles de tratar y ciertamente seremos más felices cuando salgan de esa etapa.

Siempre nos estamos diciendo que nuestra vida será completa cuando… A nuestro esposo(a) le vaya mejor, cuando tengamos un mejor auto o una mejor casa, cuando nos podamos ir de vacaciones, cuando estemos pensionados.

La verdad es que no hay mejor momento para ser felices que ahora.

Por eso atesora cada momento que tienes y atesóralo más cuando lo compartes con alguien especial, lo suficientemente especial para compartir tu tiempo y recuerda que el tiempo no espera a nadie.

Así que deja de esperar hasta que termines la escuela, hasta que vuelvas a la escuela, hasta que bajes 10 kilos, hasta que tengas hijos, hasta que tus hijos vayan a la escuela, hasta que te cases, hasta que te divorcies, hasta que sea viernes por la noche, hasta que sea domingo por la mañana, hasta la primavera, el verano, el otoño o el invierno, o hasta que mueras, para decirte que no hay mejor momento que éste para ser feliz.

La felicidad es un trayecto, no es un destino.

«Trabaja como si no necesitaras dinero; ama como si nunca te hubieran herido… y baila como si nadie te estuviera viendo”.

El día de hoy no volverá nunca más durante nuestra existencia, lo que vivas ahora, será parte de tu pasado más tarde.

Y recuerda… El tiempo no perdona, así que vive feliz e irradia felicidad a quienes te rodean.

BRILLA SIEMPRE

MEG

Publicaciones Similares